Panamá: Destino turístico multitemático y pluriétnico
marzo 2, 2017
Cocle: So much, So Close!
marzo 10, 2017

A 493 años del “Contrato de Panamá”

Según nos relata Bartolomé de Las Casas, en el libro III de su obra “Historia de las Indias”, Vasco Núñez de Balboa fue el primero en recibir noticias de un imperio ubicado al sur de Santa María La Antigua. Cuenta que, en una ocasión, estando un grupo de españoles riñendo por una pequeña cantidad de oro, Panquiaco, hijo del cacique Comagre, les dijo:

«¿Qué es esto cristianos? ¿Por tan poca cosa reñís? Si tanta gana tenéis de oro… yo os mostraré una provincia donde podreis cumplir vuestro deseo; pero es menester para esto que seáis más en número de los que sois, porque habéis de tener pendencia con grandes reyes, que con mucho esfuerzo y rigor defienden sus tierras».

Balboa se tomó en serio la recomendación y organizó una expedición. Luego de una penosa travesía, el 25 de septiembre de 1513, desde lo que hoy conocemos como el Cerro Pechito Parao, avistó un gran mar, al que denominó Mar del Sur hoy conocido como el Océano Pacífico. El avistamiento se constituye así en el primer antecedente histórico de la conquista del Perú, ya que los españoles inmediatamente se empeñaron en la búsqueda y conquista de ese imperio referido por Panquiaco.

En 1514, Balboa fue nombrado Adelantado del Mar del Sur con el propósito de realizar su anhelado proyecto. Lamentablemente, nunca llegó a concretarlo, ya que ante el nombramiento de Pedro Arias Dávila como gobernador de las nuevas tierras, este lo acusó de conspiración contra la Corona Española, designando a Francisco Pizarro para apresarlo y posteriormente enjuiciarlo y ejecutar su decapitación.

Con la mirada hacia la conquista de lo que hoy es el Perú y la América del Sur, Pedrarias Dávila funda la Ciudad de Panamá, el 15 de agosto de 1519, hacia donde traslada la sede de su gobernación y fija el puerto de Nombre de Dios, como el sitio de contacto con el Mar Caribe, desde donde los españoles trasladarían las riquezas de la conquista hacia España.

En 1523, Francisco Pizarro y Diego de Almagro iniciaron la organización de una expedición hacia el sur. Para tales efectos, sumaron a Hernando de Luque, quien aportaría los fondos para esta gran empresa. La sociedad quedó constituida formalmente con un documento desde entonces conocido como el “Contrato de Panamá”

Según se estableció en el contrato, Pizarro comandaría la expedición, Almagro se encargaría del abastecimiento militar y de alimentos y de las finanzas y de la provisión de ayuda. Tal como queda claramente convenido en el documento, todas las utilidades se dividirían en tres partes iguales.

A continuación, transcribimos parcialmente la Escritura de compañía según se halla en los Anales de don Fernando Montesinos, del año 1526.

“Sepan cuantos esta carta de compañía vieren cómo yo don Fernando de Luque, clérigo presbítero, vicario de la santa iglesia de Panamá, de la una parte; y de la otra el capitan Francisco Pizarro y Diego de Almagro, vecinos que somos en esta ciudad de Panamá, decimos:

Que somos concertados y convenidos de hacer y formar compañía, la cual sea firme y valedera para siempre jamás en esta manera: Que por cuanto nos, los dichos capitan Francisco Pizarro y Diego de Almagro tenemos licencia del señor gobernador Pedro Arias de Avila para descubrir y conquistar las tierras y provincias de los reinos llamados del Perú, que está, por noticia que hay, pasado el golfo y travesía del mar de la otra parte; y porque para hacer la dicha conquista y jornada y navíos y gente y bastimento y otras cosas que son necesarias, no lo podemos hacer por no tener dinero y posibilidad tanta cuanta es menester, y vos el dicho don Fernando de Luque nos los dais porque esta compañía la hagamos por iguales partes, somos contentos y convenidos de que todos tres hermanablemente, sin que hayan de haber ventaja ninguna más el uno que el otro, ni el otro que el otro, de todo lo que se descubriere, ganare y conquistare y poblare en los dichos reinos y provincias del Perú.

Y por cuanto vos el dicho don Fernando de Luque nos disteis, y poneis de puesto por vuestra parte en esta dicha compañía, para gastos de la armada y gente que se hace para la dicha jornada y conquista del dicho reino del Perú, veinte mil pesos en barras de oro y de á cuatrocientos y cincuenta maravedís el peso, los cuales los recibimos luego en las dichas barras de oro, que pasaron de vuestro poder al nuestro en presencia del escribano de esta carta, que lo valió y montó.

Y nos los dichos capitanes Francisco Pizarro y Diego de Almagro ponemos de nuestra parte en esta dicha compañía la merced que tenemos del dicho señor Gobernador, y que la dicha conquista y reino que descubriremos de la tierra del dicho Perú, que en nombre de su majestad nos ha hecho, y las demás mercedes que nos hiciere y acrescentare su majestad y los de su consejo de las Indias de aquí adelante, para que de todo goceis y hayais vuestra tercera parte.

Y mas, ponemos en esta dicha compañía nuestras personas y el haber de hacer dicha conquista y descubrimiento con asistir con ellas en la guerra todo, el tiempo que se tardare en conquistar y ganar y poblar el dicho reino del Perú, sin que por ello, hayamos de llevar ninguna ventaja y parte mas de la que vos el dicho don Fernando de Luque lleváredes…

Y para lo cumplir y pagar y haber por firme todo lo en esta escriptura contenido, cada uno por lo que le toca, renunciaron todas y cualesquier leyes y ordenamientos y pragmáticas, y otras cualesquier constituciones, ordenanzas, que estén fechas en su favor y cualesquiera de ellos, para que aunque las pidan y aleguen, que no les valga. Y valga esta escriptura dicha y todo lo en ella contenido, y traiga aparejada y debida ejecucion, así en sus personas como en sus bienes, muebles y raíces, habidos y por haber; y para lo cumplir y pagar, cada uno por lo que le toca, obligaron sus personas y bienes habidos y por haber.

Que es fecha en la ciudad de Panamá á diez dias del mes de marzo, año del nacimiento de nuestro Salvador Jesucristo de mil quinientos vente y seis años: testigos que fueron presentes á lo que dicho es, Juan de Paliés y Alvaro del Quiro y Juan de Vallejo, vecinos de la ciudad de Panamá; y firmó el dicho don Fernando de Luque, y porque no saben firmar el dicho capitan Francisco Pizarro, y Diego de Almagro, firmaron por ellos en el registro de esta carta Juan de Panés y Alvaro del Quiro, á los cuales otorgantes yo el presente escribano doy fe que conozco

E yo Hernando del Castillo, escribano de su majestad y escribano público y del número de esta ciudad de Panamá, presente fui al otorgamiento de esta carta, y la fice escribir en estas cuatro fojas con esta, y por ende fice aquí este mi signo á tal en este testimonio de verdad. -Hernando del Castillo, escribano público.”